martes, 23 de noviembre de 2010

El biógrafo, el teatro y el cinegraf

Cuando no existían ni TV, ni DVD, los pibes nos contentábamos yendo alguna vez al cinematógrafo entonces se le decía biógrafo costaba 20 guitas  la entrada y no siempre los teníamos.
Por eso la ilusión mas grande era lograr algo que se lo remplazara en nuestros juegos, así fue como descubrí allá por los 40 que usando un espejo podía proyectar un as de luz sobre una pared que quedaba a oscuras donde el pasillo de entrada de mi casa formaba un martillo, el espejo recibía la luz del patio del costado, primero movía los dedos delante del espejo e imaginaba que eran personajes actuando en la pantalla de la pared,,,,pero luego la cosa progresó, recortaba figuras de revistas de historietas y las hacía actuar como una película de sombras,
Los pibes de la barra miraban sentados en el pasillo, Esto generó una nueva idea pegar con engrudo las figuras sobre cartulina y hacerlas actuar en un escenario hecho con un escaparate de cosméticos sacado de la farmacia de mi papá ¡¡¡Esto ya era un verdadero teatro con telón y todo!!! por lo tanto mi hermano y yo empezamos a  cobrar entrada  una bolita , o una figurita, o una chapita.... lo que estuviera en moda en ese momento.
 Pero la cosa no quedó ahí, yo quería  hacer cine de verdad y un día me regalaron un juguete un proyector, en un primer momento me desilusioné era de imágenes fijas, no como un Hollywood que habia visto en una vidriera, este era un cinegraf todo de lata con películas que eran como historietas en tiras de papel transparente,
y aquí si ,,, di rienda suelta a mi afición de dibujar, cortando tiras de papel manteca (papá los tenía en pliegos en el laboratorio de la farmacia) comencé a crear mis propias películas, lapicera, tinta china y de color.
Lindo tiempo aquél no nos contaminaban la cabeza con tanta basura de la TV.

5 comentarios:

  1. ¡Un placer conocerlo, DonAldo ConJota! Un verdadero placer. Soy amiga -por ahora virtual- de Gaby, y acá estoy, descubriendo a su papá. Qué lindo que se haya decidido a escribir este blog. Lo felicito. Estos posts de recuerdos son muy lindos. ¿Y cuándo se decidirá a mostrarnos tu arte dibujando? Mi inquietud de ilustradora habla por mí :)
    Seguiré pasando por acá. No lo dude.
    Un gustazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Marcela. aunque hace muchísimo que no dibujo estoy preparando mi valijita de pinturas y pinceles porque quiero ver si aún queda algo de aquél que soñaba con ser un gran artista

    ResponderEliminar
  3. Celebro la apertura de este blog. Está bueno que estas anécdotas sigan circulando de boca de quienes las han vivido, porque nos dejan ver de qué cosas los jóvenes eran capaces, antes de que la TV les dijera lo que tenían que hacer o lo que debía gustarles. :D

    Tenga paciencia, Don Aldo, los lectores llegan de a poco :)

    saludos!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Cecil...trataré de seguir describiendo las cosas de aquella época,de acuerdo a mis vivencias cuando era un pibe...si alguien las lee y le sirve de algo mejor, si no ahí quedarán como un reflejo de un tiempo feliz que nunca olvidaré.

    ResponderEliminar
  5. ¡Ay, mi papá tenía un cinegraf como el que usted describe! Me acuerdo que una vez lo encontré en una caja, de chiquita, y me preguntaba qué demonios sería jajaja

    Ahora qué sé lo que es y cómo funciona, ¡no lo encontramos!

    ResponderEliminar