sábado, 27 de noviembre de 2010

La vendetta por el gato

Ayer, mi esposa me dio una triste noticia: un coche mató a nuestro gato negro.
Esto puso en vuelo mis recuerdos....cuando yo era muy chico teníamos un gato, pero era de color atigrado, y como a este, un día lo pisó un colectivo, por la calle de casa pasaban 2 lineas la 19 y la 14.
El Roberto que estaba en la calle gritó "Yo lo vi...fue el 14 de la 14" decíamos así para referirnos al Nº de interno y linea en un juego que hacíamos cuando había que quedarse en la puerta de casa, adivinando solo con ver el frente del colectivo que interno era, el que más acertaba ganaba, algunos de los pibes te los conocían todos.
Esa noche llovió muchísimo, por lo que al día siguiente no podíamos jugar en el potrerito (ya les voy a explicar que era esto) por el barro que había, toda la barra estábamos en la esquina, jugando a adivinar los números....cuando el Negro Becán dijo " Ese que viene ahí es el que mató tu gato....el 14 de la 14 "
¡¡¡Venganza... venganza!!! el Negro y Yo corrimos hasta el potrerito nos llenamos las manos de barro y....
Plaf !!!! Plaf !!!! contra los vidrios del colectivo.
¡¡PARÖ!!! se bajó el chofer y nos dice..."A ver muestren las manos, quiero ver quien fue"
"Y bueno usted le mató el gatito" dijo uno de los pibes....el colectivero se me quedó mirando y se fué.

Esa noche yo estaba con mi papá en la farmacia, cuando se detiene en la puerta un colectivo y entra el chofer ..."buenas noches don Miguel" saludó a mi papá, Soné pensé yo.....pero no....puso sobre el mostrador una caja, adentro había un gatito blanco y negro

¡¡Que lección me dió este chofer !!! despues supe su apellido era Ortega y era el papá de un compañerito de colegio. Yo me quedé sin saber si mi padre se enteró alguna vez de lo ocurrido.

7 comentarios:

  1. PRI?

    Aaaaaaaaaaaaaw, qué hermosa historia! Yo tenía un gatito que lo mató un perro, todavía lo extraño :(.

    Saludos, don Aldo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué hermosa historia, Papá Conjota! :)
    Un poco de risa, un poco de lágrimas... muy emotiva.

    ResponderEliminar
  3. Y ni te imaginas el julepe que me pegué cuando el colectivero entró en la farmacia......!!!!

    ResponderEliminar
  4. Uuuuuuuh terrible!! Yo creo que si me mataban la mascota me moría de tristeza en el acto.

    ResponderEliminar
  5. Primero pensé "mala suerte para el que se cruzó el gato", y después, desarrollada la historia, me dio nostalgia. De barrio, de barro, de gente.
    Te imaginás hoy? El colectivero te hace una denuncia penal, se inicia una causa, viene la tele, pide que bajen la edad de imputabilidad de los menores...
    me gustó mucho lo suyo

    ResponderEliminar
  6. Buenísimo, Aldo!!!
    Yo sé de esa sensación que habrás sentido cuando viste al colectivero entrar. Se te arrugaron los linsos!!!
    Muy bueno el blog!!!

    ResponderEliminar
  7. ay, pobres gatitos :(. Yo cuando era chica jugaba a adivinar las patentes de los autos, bah, con qué numero termiban.
    Concuerdo con agustin!!

    ResponderEliminar